Los recuerdos

los recuerdos

Hoy, un día cualquiera

de este largo invierno,

en esta tarde en que

languidece

la luz del día,

que empieza a sentirse

el gélido aliento

de la noche,

se me encienden

en fuego los recuerdos.

A veces estamos hechos de

recuerdos, de barro

y recuerdos, de sangre

y recuerdos…

 Miro mis manos, tienen el recuerdo

del hacha y el dolor de la tierra

trabajada;

miro mi rostro, tiene el recuerdo

de los días soñados

y una honda soledad clavada

en el fondo de sus ojos;

miro mi alma, tiene el recuerdo

feliz de una infancia y un dolor

de espinas arrancado;

vuelvo a mirar mis manos

y mis manos tienen el futuro

del pan y del trabajo,

y miro mi rostro

y en mi rostro se asoma

el silencio de la noche

y su acabo,

y miro mi alma, y en mi alma

arde sin tregua la esperanza.

 A veces, solo a veces, estamos

hechos de recuerdos

y siempre de alma y barro,

de alma y barro.

Isidoro Irroca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s