El político mediocre

el político mediocre 1

¿Quién osa en su bravura y abundancia

errar por cuanta petulancia existe?

Sólo la cabeza del torpe y triste

que tiene por síntoma la ignorancia.

Y no hay más mayúscula repugnancia

que aquella que se mantiene y resiste

que como cruel y canceroso quiste

se comporta en su mostrenca arrogancia.

Y no es por impartir lección alguna

a quien se agazapa tras la tribuna

y en su anodino discurso enloquece

tanta es así su sectaria insolencia

tan poca y endeble su inteligencia

que gobierna donde no lo merece.

 

Isidoro Irroca

Sonetos Sociales