Donde muere el silencio

nueva york times-square

Aquí muere el silencio,

en las negras calles del asfalto,

donde el hombre es

una triste sombra

de las prisas.

 

Pasan los años y los siglos, la historia

encadenada a los libros,

y el hombre no se alza renovado,

vuelve impasible

 al palo y al cuchillo

a la ceguera inútil del odio

y a levantar, inclemente,

su mano y su castigo.

 

Allí donde muere el silencio

no se elevaran los gritos,

ni los sueños,

ni las miradas perdidas

frente a horizontes vacíos.

 

Donde muere el silencio, mueren

irremediablemente los suspiros,

bajo el negro ruido

de las sombras,

hambrientas, insaciables,

asesinas del tiempo y su camino.

Isidoro Irroca

Anuncios