Los marginales

los marginales

Reían desdentados en los corros de las esquinas, calentados por bidones de leña y vino rancio de la bodega del Bizco. Decían que se orinaba en los barriles para darle más solera. Y quienes lo bebían siempre declaraban lo mismo: de algo habrá que morirse. Se morían por desnutrición y tuberculosis, por drogas adulteradas y por puro asco de la vida que llevaban. Los que tenían más suerte morían de frío o se tropezaban con una bala. Y los afortunados, se contagiaban de venéreas o se suicidaban lanzándose al río desde la azotea del edificio de Blue Sky. Solo un hombre supo salir de aquel círculo vicioso del eterno desamparo. Lucky Dream deslumbraba con la luz del que ha sido tocado por los dioses. Su brillantez era percibida desde niño y, cuando creció, crecieron en él talentos y bondades que le señalaban ante todos. Su milagro fue el ejemplo, por eso supieron que tendrían que crucificarle para poder ser redimidos.

Isidoro Irroca

Relatos en 160 palabras (Obra registrada)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s